jueves, 5 de febrero de 2015

Ser obra ser mundo

  Ser loco es revelarse, es el loco el que no quiere o puede acatarse a los reclamos del mundo, es el loco el que se niega a ser obra de él. Y a no ser su propia obra tampoco queda al margen, en la especie de limbo que retratan lo pobres, los vagabundos, los de los manicomios. Los ausentes son los que no cargan con un “quién”; el quién es el que lleva la obra, sea del mundo o propia. Alguien que no es su obra es título, o tareas, pensamientos, actividades. El que no hace nada ni es nada, termina siendo Nadie.

3 comentarios:

  1. < Sostenidos por el mundo y por el que es fuera del mundo: así habrá de seguir hasta el dia deseado por el cual el que es fuera se vaya de verdad, y solo asi el sostén de lo "verdadero" se habrá ido pero si quedara lo bueno que ha dejado el que ya se fue. Solos con su vértigo harán "algo" sabiendo que por más que lo llamen, el que se fue se fué >

    ResponderEliminar
  2. - Yo ya no tengo más nada que decir -

    ResponderEliminar
  3. Asi es. Hay que hacer. Si no pasan los años. Uno llega a viejo, se enferma y recien ahi le cae la ficha y se arrepiente por no haber hecho nada en su vida. Por eso hay que vivir el presente, y hacer las cosas en el ahora. Asi ya quedan con el tiempo. Y el dia que nos vayamos del mundo nuestras cosas que hemos hecho quedaran.

    ResponderEliminar