viernes, 17 de octubre de 2014

Hermosa inevitabilidad

Verás, que solo cuando ahuyento las miradas de ti, veo otra cosa. La cosa del otro lado, lo que soy y siempre fui, porque yo era algo cuando tu no eras, porque yo a mi me reconocía siempre sin ti. Ahora hay en vos, la inevitable angustia o no, de por más de querer, estar atado a lo imposible de hacerme a la idea sin ti, como dos pieles siendo una, como dos medios corazones que ya se encontraron. Lo inevitable de yo ser indistintamente de tu amada por mi persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario