martes, 19 de agosto de 2014

Campo estrellado

Las sombras de las almas que estan naciendo, que quieren, que piensan. El campo estrellado en la espera de la vuelta, la vuelta a todo lo de siempre pero esta vez detrás con eso, todo eso que se hizo en las aperturas del horizonte abierto de los cantos naturales, de los gemidos de los pájaros, de los ríos alegres. Y la noche, y el alcohol y el querer y no querer fumar. Y las cosas y las mujeres, y esas piernas tan pero tan sanas, llenas  de alma verdadera, llenas de verdad oinconcebible, regocijo para los pobres soñadores, que anhelan ser rodeados ese día pronto por esas dos puertas. Puertas de verdad, puertas que se abren y se cierran constantemente, como si fueran nuevas puertas, o en todo caso una puerta más para llegar al portón, al porton de los verdaderos anhelos, de los sueños ya no imposibles, de las ganas de volar y todo lo que se dice que en realidad no se puede.

No hay comentarios:

Publicar un comentario