domingo, 24 de noviembre de 2013

El que se resigna

Y así seguirá ese papel, siendo la parte de la ciudad que nadie ve, que nadie quiere. Tal vez muera de angustia. O tal vez siga sintiendo la brisa que lo acaricia y comience a encontrarle el gusto a su condición de observador ausente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario